The rebel/Der Rebell/El rebelde/борец сопротивления

Uruguay

zurück/back

I think some explanations will be useful to fully understand the political environment at the time Dean paid his last visit to Uruguay.

The eleven years old dictatorship was ending, not softening, the resistance was still on and some press still suffered the censorship and punishment for speaking loud and clear about the abuses and persecutions. One of those voices came from a radio station referred to -in the introduction- as La Radio or La Treinta.

El Popular was the Communist Party newspaper, closed by force in 1973 immediately after the coup d'etat. The Centenario I mention is the most important football stadium in my country, that includes a police station near one of its gates.

I mention Dean's death as a car crash, because that was the information given at the moment.

Finally, the meeting in which we set the interview for the next day was of one of the constitutive sectors (Democracia Avanzada) at the moment, of the Frente Amplio, the alliance formed by communists, socialists, christian-democrats and independent groups and social organisations.

One last thing: the publication for which the interview was made was a 40 pages monthly magazine called La Ganzúa (The Picklock/Der Dietrich) a three years old publication that helped giving voice and sight to young people in the fight against the fascist government.

Well... I guess these data might be enough to get the idea of the Uruguay Dean saw in 1984.

I hope I can contribute with my "small grain of sand", as Dean used to say, to keep his memory alive.

Glad to having met you, I remain truly yours

Sergio Falchi, 08.12.2020

DEAN REED: SIENTO QUE LA HISTORIA ME LLAMA

Hace 14 años el estadounídense Dean Reed se redicaba en Berlín (RDA). Cantante, actor, activo luchador por los derechos humanos, todo lo que hacía tenía una sola dirección: la Paz y la Amistad internacionales. Y no podía entrar a su país. Y no pudo.

Uno lo recuerda en el Centenario, allá por el '71 o '72, actuando después de Quilapayún en aquel festival aniversario de El Popular. Uno recuerda su expulsión de Argentina luego que se puso ante la embajada de EE.UU. a lavar una bandera yankee, protestando contra el genocidio en Vietnam. Uno recuerda sus fallidas tentativas de retorno a su patria, cuyo gobierno no lo considerea ciudadano y no le extiende documentos. Uno recuerda, for fin, su regreso a nuestro país, tras casi trece años, el 25 de Octubre de 1984 y antes de irse, mate mediante, su charla amena y medio atravesada entre inglés cerrad÷o y español, su mano tendida a todos los que llegamos a la Treinta a verlo, a entrevistarlo, o a saludarlo expresamente... Y uno, con todo fresco en la mente y el corazón se dice, entonces: qué jodido tener que hacer la nota ya no anunciando la llegada del compañero Dean Reed, sino recibiendo con un incrédulo "no puede ser!" la noticia de que el 18 de Junio se nos murió en un accidente de auto; allá en la RDA.

A uno le salen a flote tantas cosas para decir, historias para contar, como si esas dos, tres horas que estuvimos de charla con Dean Reed en La Radio hubieran sido años recorriendo con él el ajetreado camino hacia la Paz del mundo. El Americano sencillo, muy ingenuo en muchas cosas, -como todo los americanos, pero con una increíble conciencia internacionalista-, que el 26 de Octubre del '84 espetó, a domicilio, al embajador de entonces, Thomas Aranda, en nombre de la independencia americana de 1776 contra el colonialismo inglés, en nombre y memoria de los 200.000 soldados estatounidenses caídos en la SGM contra el fascismo, y en uso de su derecho de ciudadano americano, la exigencia de que cesara toda ayuda yankee de las dictaduras fascistas de América Latina, en especial la uruguaya, y contra la intervención en América Central. Una carta leída desde el jardín de Aranda, que se negó a recibirlo en la embajada y en su residencia. Luego cachiporrazos, algún milico (de particular todos) ostentando su arma, que echa a los uruguayos que, -con lluvia y todo, acompañaron al gringo-, los lentes rotos, una que otra patada en las costillas, el camión policial, cuatro horas en la comisaría del Estadio, y luego su presencia en el acto de la Cultura de Democracia Avanzada, donde convinimos el reportaje para la mañana siguiente.

Después, el la recepción de la Treinta, esperando al amigo americano, que a las once, "la hora señalada", aparece, con un bolsito, en mangas de camisa, un ojo medio en compota, saluda a todo el mundo y se pone a charlar. Cuenta del socialismo, de la RDA, de la URSS, de EE.UU.. Cuenta de su padre, que allá por el '80 murió en su casa de Denver, Colorado, siendo un completo reaccionario, que no quiso tratarse en Alemania Oriental, -donde podía hacerlo gratis-, para no estar "entre los comunistas de mi hijo" (Dean dice que hubiera votado a Reagen), y murió por no poder acceder al costosísimo tratamiento en su país. Cuenta del seguro integral de salud que hay en la RDA, de sus lentes, "que me los rompieron ayer de un palo, y pasado mañana los tengo prontos y en el bolsillo, y así cualquiera, gratis". Cuenta que las entrevistas que concede en cualquier país socialista le son pagadas "porque es mi tiempo, que yo dispongo para los otros, y la radio o el canal me está sacando mi tiempo, así que me lo paga". Cuenta... bueno, cuenta de todo: que es invitado especial en el Festival de la Juventud en Moscú, del 1░ de Mayo en Managua, junto a los sandinistas, de su película, en rodaje, sobre los indios de Wounded Knee, ¿recuerdan? la reservación india en EE.UU. que se rebeló allá por el setenta y pico... y otras películas, otros discos, y una siempre presente sencillez. E insisto en la ingenuidad, la frescura de sus actitudes, eso que por lo comúm tomamos para la cachada o no descubrimos, y que a uno personalmente le llama la atención en alguien que tanto se enfrenta con las sutilezas del imperialismo como con sus brutalidades desembozadas, día a día.

Pero "el gringo" Dean Reed era así de directo, como lo demostró antes de salir para la residencia de Aranda, en un programa con el Bocha Benavídez, en que dijo que el señor Reagan era un hijo de puta, cosa no todes los días escuchada en nuestros medios de comunicación. Y no lo dijo con rencor di odio. Lo dijo como quien costata un hecho, entre una aseveración y otra.

Uno siente a veces que hay demasiadas palabras entre lo que siente y lo que expresa. Uno, entonces, recurre a Neruda: "Nuestro deseo es por un mundo de Paz, y Dean Reed cumple son su arte estos deseos. Por eso lo queremos." Un se queda siempre como que algo falta por decir y quizá así sea, por más larga que le haya salido a uno esta introducción. Y disculpen.

Sergio Falchi, julio 1986

"...Yo tengo la libertad de volver a EE.UU., porque eso existe; pero "ellos" tienen la libertad de no dejarme entrar, de expulsarme, y lo han hecho desde hace unos cuantos años. Nunca pasé de la Oficina de Inmigración, al llegar a mi país. Tenemos mos la libertad des sistema americano..."

Dean Reed

"...Yo sé que por mi fama no me pueden hacer nada, o pegarme demasiado, y si lo hacen todo mundo se entera; pero a Juan o Pedro, que hacen huelga o manifestan, les rompen la cabeza, los torturan, etc., Yo siendo famoso creo que debo valerme de eso para denunciar lo que pasa, que esa fama debe ser un arma contra el sistema..."

Dean Reed

"...Mister Reagan, como actor, es mal actor. Pero come presidente, realmente, como presidente, es un pésimo actor..."

Dean Reed

REPORTAJE A DEAN REED. 28.10.84.

Dean, para la gente que no te conoce, y para los que sí te conocen pero a los que, comprensiblemente, les cuesta entenderlo: en pocas palabras; ¿cuáles han sido tus comienzos como internacionalista?

Eso es una cosa que no empieza en un día; nadie nace revolucionario, nadie nace progresista o internacionalista. Es una evolución: diáa por día por día, ganando experiencias y verdades. Es especialmente difícil, muy difícil, para un norteamericano, y yo creo que si no hubiera salido de Hollywood hoy no sería quien soy. Pero creo que hay tres etapas; entre los días de evolución hay tres etapas muy importantes en mi vida: cuando yo estuve en Hollywood mi mejor amigo había estado dos años en la cárcel como preso político por la razón de ser pacifista. Entonces yo de él aprendí a ser pacifista de filosofía, llegué a ser pacifista y me rehusé a ser soldado de EE.UU. Esto era ya, para EE.UU., un paso preogresista, buscando la verdad. (Hoy no soy más pacifista; hoy creo que los pueblos del mundo tienen el derecho a defenderse del terrorismo de estado, obligación de defenderse, también.) Entonces, la segunda etapa fue que he vivido casi cinco años en los países latinoamericanos. Esto cambia a cada ser humano: si tú no eres ciego y si no eres capitalista, tiene que cambiarte. Porque las diferencias entre los pobres y los ricos son tan grandes, las injusticias sociales son tan grandes... Y es allí también que por primera vaz fue mi choque: yo me daba cuenta que había gobiernos de la minoría en contra de la voluntad de la mayoría. Y yo siempre preguntaba: ¿...y por qué no lo hacen...? ¿¡...por qué no cambian esto...¿¡ Y la respuesta, que para mí, en ese tiempo, como yo era muy "naïf"... la respuesta era ver que el gobierno norteamericano apoyaba estas dictaduras de la minoría económicamente, políticamente, militarmente, en contra de la voluntad de los pueblos. Entonces, cambié; en Sudamérica empecé a trabajar por los movimientos por la paz, empecé a trabajar por los sindicatos, pero hasta este tiempo, también, durante este tiempo, comprendes, la gente me preguntaba: "Ah, si. Estás en contra de la política de EE.UU., pero ¿a favor de qué estás?" Y yo siempre decía: "No sé... yo soy humanista, soy idealista, soy pacifista..." porque por ese tiempo siempre tenía miedo de la palabra 'marxista', 'socialista', 'comunista', por razón de la cantidad de propaganda anticomunista que hay en EE.UU. Entonces, la tercera etapa en mi vida creo que fue la etapa en que he visitado por primera vez los países socialistas, y después vivir once años en un país socialista, que también cambió mi vida, por la razón que uno habla de libertades; los enemigos hablan de sus libertades y nosotros hablamos de las nuestras. Yo creo que hay muchos tipos de libertades, es la verdad, pero hay prioridades. Por ejemplo: en el socialismo nosotros tenemos la libertad de no tener miedo de la inflación; de no tener miedo de estar enfermo y no poder pagar el hospital; de no tener miedo de estar deocupado; la libertad de no tener miedo de ser viejo un día y no tener una pensión; la libertad de poder caminar en la calle sin tener miedo que alguien te vaya a robar; estas son libertades fundamentales que tenemos. Entonces: creo que hasta ahora no hemos tenido una sociedad perfecta, es claro. Los enemigos nos atacan por algunas deficiencias, por algunas fallas. Y tenemos estas fallas, es verdad; pero (no es posible que) si hay un ser humano y tiene un ojo enfermo, ellos (lo señalen y) le digan: "¡Miren, tiene el ojo enfermo! ¡Tiene el ojo enfermo!", y lo atacan... Y es la verdad; tenemos problemas, ¿no? pero yo les digo que el otro sistema, el total está enfermo. Nosotros tenemos algunas cosas que tenemos que solucionar. Hay contradicciones, injusticias que tenemos que solucionar. Pero el socialismo es un joven, es un niño, históricamente, todavía. Y tiene que crecer, y va a equivocarse, a veces, también, creciendo, como todos los seres humanos. Somos seres humanos que caímos sobre la nariz y cayendo aprendimos y vamos para adelante. Entonces hay que caer, a veces, claro. Pero, yo creo, aún con todos estos problemas, al único sistema con que se pueden solucionar los problemas básicos especialmente del Tercer Mundo, de la miseria, del hambre, de la educación, de la medicina, es el socialismo. Ustedes también, pero creo que ustedes tienen derecho a buscar y crear SU tipo de socialismo, que depende de su economía, de su historia, su mentalidad, etcétera. No hay ningún modelo para ustedes. Ustedes van a hacer su socialismo aquí en Uruguay, como nosotros in EE.UU., y los soviéticos en su país. Y cada uno va a ser bueno para su país, entonces, pero va a ser diferente.

¿Cuál es la situación de la juventud norteamericana desde los últimos intentos en la Universidad de Berkeley, o las enseñanzas de Marcuse, por ejemplo, principalmente de Viet-Nam para acá?

Creo que si hablamos honestamente, durante el tiempo de la guerra de Viet-Nam había una gran explosión, y de ahí salieron Joan Baez, Bob Dylan, que podían vender milliones de discos, porque tenían también un público que quería escuchar esas canciones. Hoy no tenemos más a estos cantantes, por la razón de que notienen público. Quiere decir que los estudiantes, en su mayoría, hoy no están luchando por ideales; están luchando por trabajo...

...por lo cotidiano...

Sí, si. Quieren ganar en su vida; quieren... porque hay desocupación; hay tanta gente que tiene diploma que está trabajando como taxista... Porque no hay trabajo. En este momento hay una crisis económia en EE.UU., entonces han olvidado los grandes ideales y están luchando sólo por pan. No quieren cambiar los sistemas, quieren sólo... lo que pueda ser mejorar...

...aprovechar del sistema lo que les puede dar.

...sí. Y hay una crisis en este momento en EE.UU. Pero también quiero decir que esto siempre fue un problema en EE.UU. que ustedes no han tenido en Latinoamérica. Nuestros artistas progresistas no tienen, la mayoría, una línea ideológica. Ellos reaccionan emocionalmente. Un día, entonces, quiere decir que ellos son... alguien les cuenta que en Chile hay una dictadura y el pueblo está luchando y ellos dicen: "¡Está mal! ¡Hagan algo por Chile!" Y en ese momento son progresistas y hay que apoyarlos. Al día siguiente alguien les cuenta un cuento de que el pueblo de Viet-Nam no está contento ahora, entonces: "¡Hagan una canción en contra del gobierno de Viet-Nam!" y se exaltan a la derecha; entonces se saltan día a día, porque sólo reaccionan... no tienen una ideología y reaccionan con sus sentimientos y nada más. Y creo que los artistas de Latinoamérica son mucho más politizados y tienen una ideología, entonces; quieren un camino. Ese es un problem especial, sabes?

¿Cómo es, cómo se desarrolla, a grandes rasgos, la actividad de la juventud en la R.D.A., -donde vivís,- o en otras países socialistas? Un poco para mostrar otras realidades, ya conocemos la realidad de la juventud latinoamericana...

...claro Ese es un tema que necesitamos horas, creo. Fíjate, la juventud en el socialismo... Cómo voy a hacer...

...sabemos que vas a estar en el Festival de la Juventud...

...eh, sí, soy es Huésped de Honor, en Moscú. Pero... yo puedo... para acortar la cosa, hacerlo más corto... Creo que la cosa más importante en la juventud es la manera de mostrar su solidaridad con todos los pueblos que están luchando.

Estuve con el General Seregni, y le pedí una carta... él me ha dado una carta para los niños de la R.D.A., porque los niñnos de la R.D.A. han mandado miles y miles de cartas y tarjetas aquí, al gobierno, durante el tiempo que él estuvo en la cárcel, pidiendo su libertad. Puede ser que éstas no llegaran a manos del General, pero por lo menos, los otros generales de aquí, los traidores, supieron que habí millones de personas que estaban mirando. Entonces pudo ser que esto parara algo que ellos hubieran podido hacer, ¿no? Ellos sabían que había presión en el mundo, estaban mirando, en el mundo, qué iban a hacer aquí con el Gereral Seregni. Entonces, creo que esto ayuda.

Yo creo que la solidaridad internacional ha salvado la vida de Lucho Corvalán, por ejemplo; yo creo que la solidaridad también ha salvado la vida de Angela Davis; creo que la solidaridad internacional, -y también los países socialistas, especialmente,- con la lucha del pueblo vietnamita, han podido conseguir la victoria y la independencia de esta nación. Entonces, todos los niños y los jóvenes de estos países escriben cartas, mandan telegramas, dan dinero, para mandar también dinero a Chile, dinero a Uruguay para ayudar a las familias; entonces, esa es la cosa: cada niño, si tú preguntas a un niño... y han hecho una estadística. Han preguntado a niños en EE.UU. cuál es la cosa más importante en la vida y la mayoría ha contestado: "Ah, tener una linda señora, tener un trabajo..." Eso. Y los niños en los países socialistas han dicho, todos, la mayoría: "La Paz del mundo. La Paz del mundo es la cosa más importante." Y esta es la diferencia, un poco, de la educación y las prioridades... ¿no?

Mmm. Una buena definición... Nombrabas recién a Angela Davis... ¿qué pasó?

(Se sonríe, por no reírse) Y... no pasó nada. Y me preguntan en muchos países, me dicen: "¿Y? ¿No está más trabajando con los progresistas? Porque hace años que no hemos sentido nada... y ¿qué pasó con ella...?" Y muchos creen que no está trabajando más, políticamente. Pero ella es miembre del Comité Central del Partido Comunista de EE.UU.; ella ahora mismo es candidato para vice-presidente de los EE.UU. por el Partido Comunista, y para presidente es Gus Hall, que es el Secretario General del Partido Comunista. Es más o menos una cosa simbólica, pues claro, no tiene ningua chance de ganar, por razones obvias; pero es simbólicamente importante, creo yo, que ellos ponen su cara y dicen: "Estamos aquí", y... entonces está trabajando mucho.

Bueno, no queremos demorarte más, así que...

No, no. Yo quiero usar también este medio para agradecer a todos ustedes por su lucha. Quiero decir que su lucha aquí en Uruguay no es sólo por el pueblo uruguayo: lo que pasa aquí es importante para todos los países vecinos. Y siempre que un pueblo gana, una victoria, su liberación, sirve y ayuda a los otros pueblos que están todavía luchando. Somos una familia; hax un enemigo común que es Washington y el imperialismo norteamericano.

Yo estoy seguro que el mundo va a mejorarse con o sin mi particopación, pero mara mí es muy importante que el mundo se mejore con un pequeño grano de ayuda de mi parte. Y quería venir. Fue muy corto y no he tenido mucho tiempo, pero espero haber podido dar un pequeño grano de solidaridad y apoyo al Frente Amplio y a la democracia aquí en Urugay.

Gracias.

Sergio Falchi
28.10.1984

We would formally like to point out that the articles, reports and contributions are presented independently of their truth content. They do not reflect the opinions of the Dean Reed Website team (see detailed declaration).

Wir weisen ausdrücklich darauf hin, dass wir alle Artikel unabhängig von ihrem Wahrheitsgehalt präsentieren. Sie spiegeln nicht in jedem Fall die Meinung des Dean-Reed-Websiteteams wider (siehe auch die einleitende Erklärung).

Recalcamos expresamente que presentamos los artículos independientemente de su veracidad. No en todos los casos reflejan la opinión del equipo de esta página WEB (léanse las líneas aclaratorias principales).

zurück/back

www.DeanReed.de
Fehler, Hinweise etc. bitte an Webmaster@DeanReed.de
Letzte Änderung: 2021-02-01